Marta Domènech narra el ceremonial de Santa Tecla a los alumnos de EIP Barcelona

Marta Domènech comenzó su conferencia en la Escuela Internacional de Protocolo de Barcelona presentándose ella misma: “me dedico al protocolo, vengo a hablar de ceremonial religioso y festivo, y llevo el pelo de colores”. Así, Domènech empezó a superar clichés sobre los protocolistas.

Dicho esto, Domènech, que es responsable de Europa Direct Tarragona, comenzó a explicar de dónde viene la tradición de la procesión de Santa Tecla: Es en 1320 cuando el rey Jaume II obtiene la reliquia del brazo de la santa de Armenia, que es transportada a Barcelona. Desde allí se organiza el traslado hasta Tarragona, una cuestión que tarda un año en dilucidarse pues se producen series luchas de poder entre el rey, el arzobispo y los cónsules de la ciudad.

Marta Domènech Protocol Catalunya Tarragona.jpg

Finalmente, el 18 de mayo de 1321 se produce la ansiada procesión, tan larga que cuando los primeros miembros de la misma llegaban a la catedral, aún no había salido todo el mundo desde el punto de partida, en Constantí. El protocolo de entrada a la catedral marcó que primero entró a caballo la bandera del Cabildo Catedralicio, tras la cual entró el rey, y finalmente la bandera de la ciudad portada por un prohombre y escoltada por seis ciudadanos.

Desde 1381, a la procesión se incorpora el Seguici Popular, en el que pasean por las calles distintos elementos como bestias, gigantes, cabezudos, castells, etcétera, que representan a gremios o agrupaciones sociales de la ciudad. Este Seguici, actualmente está desde 1991 regido por una comisión permanente, que lo revisa cada año para estudiar posibles incorporaciones al mismo, demostrando que el protocolo es una cuestión que puede y debe irse actualizando en el tiempo.

Cada uno de los elementos del Seguici es entendido como un símbolo de la ciudad de Tarragona, por lo que su utilización en otras festividades debe aprobarse por el Ayuntamiento.

Las negociaciones que en su momento tuvieron rey, arzobispo y cónsules, no son muy diferentes a las actuales, pues aparecer antes o después en la procesión, no es algo baladí (es puro protocolo). Esto siempre lo ha conocido el poder político, que ha ido utilizando este tipo de festividades para trasladar sus mensajes.

Domènech aprovechó toda esa explicación para concluir que, si algo tan tradicional como el Seguici es susceptible de evolucionar, “todo en protocolo puede hacerlo, incluso el Oficial”, y que además así debería ser.

Si quieres conocer más sobre todo lo que contó Marta Domènech, puedes hacerlo, como siempre, en storify.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s